Mostrando entradas con la etiqueta interesdelconsorcio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta interesdelconsorcio. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de marzo de 2018

¿Por qué pensamos que algunas personas no deberían votar en las elecciones sindicales?

En las últimas elecciones sindicales en CELLS el censo constaba de 201 electores/as. Pero si hubiera sido por nosotros (y por la CSC-Intersindical), 9 de esas personas (el Gerente, la Jefa de Personal y Finanzas y los miembros del “Management Board”) no habrían debido tener derecho a voto ni derecho a ser candidatas para el Comité de Empresa.

¿Y esto? ¿Es que no creemos en la participación democrática?

Todo lo contrario. Lo que sucede es que la democracia es un sistema de controles y equilibrios y el papel del Comité de Empresa es justamente el de actuar como contrapeso frente a la Dirección para intentar equilibrar en la medida de lo posible las decisiones que afectan a los y las trabajadoras.

Se trata pues de una situación en la que hay dos partes que representan distintos intereses y que deben negociar para alcanzar acuerdos que contemplen las necesidades de ambos. Por eso no tiene sentido que quienes forman parte de la Dirección elijan a quien se va a sentar frente a ellos en las mesas de negociación. Aún es más: si los miembros de la Dirección están en el censo (y por tanto pueden ser candidatos al Comité), podría darse el absurdo de que nuestro próximo convenio o regulación lo negociara la Directora “en nombre de CELLS” y el Gerente y la Jefa de Personal “en representación de los trabajadores”.

Por eso las leyes establecen que el personal de Alta Dirección verá limitado su derecho a ser electores y elegibles en las elecciones sindicales. El problema es que los criterios para considerar a una persona como “Alta Dirección” son interpretables, siendo la Inspección de Trabajo y los Tribunales quienes han tenido que decidir en casos concretos. Por ejemplo, la resolución B-43/2014 considera que deben excluirse del censo a “todas aquellas personas que forman parte del Consejo de Dirección”  así como “aquellas que tengan potestad en el ámbito de RRHH” o “forman parte, en representación de la empresa de las Comisiones de Trabajo compuestas por representantes de la empresa y representantes sindicales”.

Por eso, el anterior Comité solicitó por escrito antes de las elecciones que el censo no incluyera a las 9 personas mencionadas, a lo que la empresa se negó. CGT-CELLS presentó entonces una impugnación del censo (a la cual se adhirió Intersindical-CSC), para que sea una instancia superior quien aclare a cuál de las dos partes (Dirección o trabajadores) pertenece cada una de las 9 personas sobre las que no nos ponemos de acuerdo. Dicho de otra manera: se trata de dirimir si los cargos que ocupan estas 9 personas deben ser considerados como de “Alta Dirección” y por tanto excluidos del censo.

Lamentablemente los plazos de las elecciones son demasiado ajustados como para que el caso se resolviera antes del día de votación. El día 7 de febrero tuvo lugar una vista en el Departamento de Trabajo y 20 días después recibimos la resolución del arbitraje, en la que se desestima nuestra petición, ante lo cual sólo nos queda recurrir a los Tribunales.

Por cierto: en la mencionada vista, la Directora acudió personalmente para exponer la postura de la Dirección (básicamente que “en CELLS todas las decisiones las toma en exclusiva la Directora”). Esta escenificación resulta sorprendente, ya que es la primera vez que la Directora acude a representar a CELLS en un asunto de este tipo. Hasta la fecha, CELLS siempre había sido representado en Inspección o Tribunales por el Gerente y la Jefa de Personal…

jueves, 20 de julio de 2017

Donde dije digo, digo Diego…

De un tiempo a esta parte, además de denunciar a algunos de los miembros del Comité de Empresa y de esta Sección Sindical, la Dirección del Consorcio ha iniciado una cruzada de no-aplicación de las regulaciones pactadas entre ésta y los trabajadores.

Para los más nuevos del lugar y para aquellos que ya lo han olvidado, explicaros que el Convenio Colectivo (CAS, CAT, ENG) es la normativa pactada entre la Dirección de CELLS y los trabajadores para regular aspectos laborales como los horarios, los permisos y descansos, las categorías profesionales, las retribuciones, …
Además de esta normativa principal, también se ha llegado a acuerdos en otros aspectos de la organización del trabajo como son, por ejemplo, la regulación del trabajo a turnos, la disponibilidad horaria (on-call), las evaluaciones anuales, las conversiones de contratos temporales … Encontrareis todos estos acuerdos aquí.

A pesar de ser un pacto ya muy asentado y que viene aplicándose desde el 2009, la Dirección ha decidido incumplir algunos de los artículos del Convenio Colectivo sin previo aviso y sin más explicación. No conocemos las razones que han motivado a la Dirección a pretender ignorar el Convenio y pasar a reducir derechos de los trabajadores que ambas partes habíamos acordado.

El incumplimiento de los artículos del Convenio (que sepamos hasta la fecha) y de otros que afectan a regulaciones como las del on-call, hacen referencia a:

1) Compensación por gastos de primer establecimiento: la Dirección ha decidido dejar de dar parte de estas ayudas a los contratados bajo programas MINECO, a los que les aplica el Convenio Colectivo de igual forma que al resto de trabajadores de CELLS.

2) Cursos de formación: Igualmente, la Dirección ha negado a estos trabajadores el acceso a cursos de formación, incluso en formaciones que fueron propuestas por los propios jefes de división. Recordaros que las bases del programa MINECO establecen que “El objetivo de esta convocatoria es la concesión de ayudas, de una duración de dos años, para mejorar la formación y empleabilidad de personal técnico y de gestión de la I+D”
Sobre estos incumplimientos, el Comité de Empresa realizó esta petición a la Dirección, que fue fulminantemente contestada con un: “la Dirección del Consorcio, como no podría ser de otra manera, está por el cumplimiento del vigente Convenio en todos sus aspectos”

3) Procesos de selección de personal: a raíz de las quejas públicas realizadas por un extrabajador de CELLS, el Comité solicitó aclaraciones sobre el proceso de selección en aspectos que vienen definidos en el Convenio Colectivo y que deberían garantizar la transparencia y legalidad de las selecciones de personal. La claridad en las explicaciones y la transparencia que mostró la Dirección sobre este caso la encontraréis en este otro artículo.

4) Compensación por viajar el festivo: Desde el 2009 hasta este año 2017, la Dirección no había puesto ninguna pega en la aplicación del artículo 22.7 del Convenio que estipula que, si un trabajador debe realizar un viaje de trabajo en festivo, CELLS le compensará con medio día de descanso a recuperar más adelante. Pues bien, según parece, la Dirección debe creer que 7 años de aplicación de este artículo son más que suficientes y que ya está bien. A partir de 2017 ha decidido incumplir el Convenio y no compensar por este día de descanso. Sin más explicaciones.

5) Asistencia a Congresos y Seminarios: No parece discutible que la asistencia a congresos y conferencias internacionales se trate de una actividad laboral. Está claro que la presentación del trabajo y participación del personal de CELLS en los diferentes foros y comunidades científico-tecnológicas es imprescindible para mantener la visibilidad del consorcio y garantizar la colaboración con el resto de instituciones. Por si alguien tiene dudas al respecto, el artículo 45.1 del Convenio Colectivo establece que la totalidad del tiempo de asistencia a congresos y seminarios debe computarse como jornada laboral. Aun así, la Dirección se niega sistemáticamente a devolver los días festivos a los trabajadores y trabajadoras que los han trabajado por participar en congresos o conferencias, incluso dando charlas presentando desarrollos y resultados.

6) No compensación de las intervenciones de on-call: En el 2013, la Dirección y los representantes de los trabajadores acordaron que las intervenciones que hiciesen los Supervisores del acelerador fuera del horario laboral (noches, fines de semana y festivos) se compensarían de la misma forma que se compensan las intervenciones que realiza el personal que da servicio de on-call (controls, electrónica, systems, infraestructuras, vacío ...). Pues bien, donde dije digo, digo Diego, y para los de aceleradores se compensa sólo parcialmente, negando la compensación de horas realmente trabajadas así como del tiempo de desplazamiento. La diferencia con el resto de trabajadores es que para el caso del personal de aceleradores el servicio es obligatorio, mientras que para los demás es voluntario. ¿cuántos voluntarios habría si la Dirección también decidiese dejar de compensarles parte de las intervenciones?

En referencia a los incumplimientos 1 y 4-6, el Comité ha solicitado reunirse hasta en dos ocasiones con la Dirección (30 de Mayo y 16 de Junio) y todavía estamos esperando.

¿Qué mueve a la Dirección a dejar de cumplir con los pactos que firmó con los trabajadores?
No puede tratarse de razones presupuestarias, ya que estas medidas tienen un impacto económico despreciable. Nosotros sólo hemos encontrado una explicación: tenernos a los trabajadores entretenidos con estos “casos menores”, obligándonos a invertir tiempo y energías en evitar la pérdida de derechos ya adquiridos.

viernes, 10 de marzo de 2017

El comité ya no es necesario

El comité de empresa ya no es necesario. De hecho incluso supone una terrible amenaza para los trabajadores. Entonces, ¿quién asumirá su papel? ¿Quizás debamos volver a esos pasados y oscuros tiempos de asambleas clandestinas? Afortunadamente no será necesario. A partir de ahora la dirección de Alba asumirá personalmente la ingrata tarea de defender los derechos de sus colaboradores.

Al menos esto es lo que parece inferirse a raíz de la reciente enconada defensa de una de las colaboradoras del consorcio. En nombre de CELLS (y por tanto siguiendo instrucciones de la dirección, a no ser que se trate de un repentino arranque de insubordinación) el Gerente ha iniciado una cruzada sin precedentes en defensa de sus estimados colaboradores, denunciando al pérfido comité de empresa y a algunos de los miembros de las secciones sindicales por vulnerar los derechos de los trabajadores.

Aunque algunos desconfiados recalcitrantes afirmen que todo esto es jugar al cuento al revés y que el objetivo de la Dirección es mantener al CE enredado mientras ellos aprovechan, por ejemplo, para hacer juegos de trilero con los bonus y tener a gente de interino en puestos estructurales, nosotros desde CGT-CELLS no podemos más que aplaudir esta nueva e inesperada faceta de la dirección de CELLS. Si bien es cierto que ésta ya había mostrado cierta propensión a la defensa de sus colaboradores (por ejemplo usando el sincontrol de los jefes, actuando con energía ante incidentes de tráfico, defendiendo el interés del consorcio, ...), este último episodio nos lleva incluso a plantearnos nuestra propia disolución por innecesarios. Tan solo lamentamos que en otras muchas ocasiones la Dirección no actuase de forma tan enérgica en la defensa de los trabajadores, aunque probablemente aquellos incidentes menores simplemente pasaron desapercibidos:

domingo, 24 de julio de 2016

Asesor de la Dirección

Recientemente la Comisión Rectora del Consorcio ha decidido jubilar al Presidente del Consorcio, y asumir las funciones del cargo desde la propia comisión. Inmediatamente, se ha creado una nueva plaza de asesor de la Dirección, que será ocupada por el actual Presidente del Consorcio. Así, a dedo, sin abrir la plaza a concurso público como se hace para el resto de puestos del Consorcio.

¿Y de dónde habrá salido la dotación presupuestaria para hacer frente a este nuevo puesto de asesor que nunca había existido en el organigrama del Consorcio? … quien sabe, casi mejor no preguntar.

Esto contrasta con que hasta ahora ha sido prácticamente imposible crear nuevas plazas para cubrir necesidades claramente identificadas como (y solo por citar algunas de las múltiples carencias de personal con las que tenemos que lidiar a diario):
  • Más personal en todas las divisiones de soporte (computing, administración, ingeniería) para hacer frente a las demandas de nuevas líneas experimentales, ya que actualmente no se llega ni a dar servicio a las líneas que están en funcionamiento (pese a que una de las máximas prioridades del centro es crecer en número de líneas).
  • Más científicos de línea para que éstos no tengan que pulverizar y sobrepasar a escondidas el techo de horas trabajadas establecido en el convenio sin que les sean compensadas ni las puedan recuperar.
  • Más operadores de la instalación y coordinadores de líneas experimentales (floor coordinators) para reducir sus cargas de turnicidad, que alcanzan picos de más del 80%.
Esperamos que este “nuevo” asesor aconseje sabiamente a la Dirección sobre éstos y otros muchos problemas que se dan en este nuestro centro de trabajo.

Eso sí, por supuesto, desde la Dirección todo se hace pensando en el interés del consorcio.

viernes, 15 de julio de 2016

En el Interés del consorcio

Hagamos un simple ejercicio de comparación. 101 trabajadores denuncian que les deben la paga de Navidad de 2012. Van a juicio y el juez dicta que la parte que ya habíamos devengado tenía que ser pagada a los denunciantes.

En base a esa sentencia la Dirección del Consorcio decide pagar esa parte proporcional de la paga extra a todo el personal al que se le retuvo esa paga. “Todo el personal” incluye a la propia dirección (que no había denunciado).

Parece que ahora, si algún trabajador de los “temporales estructurales” ahora convertidos a interinos denunciara el fraude de ley de su contratación, ganara, y por lo tanto fuera automáticamente fijo, resulta que acabaría de patitas en la calle.

Luego la Dirección del Consorcio, no sólo cometería una nueva ilegalidad vulnerando la garantía de indemnidad, sino que esta vez no buscaría la forma de aprovechar una sentencia judicial para tratar de estabilizar al resto de trabajadores afectados que no han participado en la denuncia.

Eso sí, por supuesto, desde la Dirección todo se hace pensando en el interés del consorcio.