jueves, 1 de marzo de 2018

¿Por qué pensamos que algunas personas no deberían votar en las elecciones sindicales?

En las últimas elecciones sindicales en CELLS el censo constaba de 201 electores/as. Pero si hubiera sido por nosotros (y por la CSC-Intersindical), 9 de esas personas (el Gerente, la Jefa de Personal y Finanzas y los miembros del “Management Board”) no habrían debido tener derecho a voto ni derecho a ser candidatas para el Comité de Empresa.

¿Y esto? ¿Es que no creemos en la participación democrática?

Todo lo contrario. Lo que sucede es que la democracia es un sistema de controles y equilibrios y el papel del Comité de Empresa es justamente el de actuar como contrapeso frente a la Dirección para intentar equilibrar en la medida de lo posible las decisiones que afectan a los y las trabajadoras.

Se trata pues de una situación en la que hay dos partes que representan distintos intereses y que deben negociar para alcanzar acuerdos que contemplen las necesidades de ambos. Por eso no tiene sentido que quienes forman parte de la Dirección elijan a quien se va a sentar frente a ellos en las mesas de negociación. Aún es más: si los miembros de la Dirección están en el censo (y por tanto pueden ser candidatos al Comité), podría darse el absurdo de que nuestro próximo convenio o regulación lo negociara la Directora “en nombre de CELLS” y el Gerente y la Jefa de Personal “en representación de los trabajadores”.

Por eso las leyes establecen que el personal de Alta Dirección verá limitado su derecho a ser electores y elegibles en las elecciones sindicales. El problema es que los criterios para considerar a una persona como “Alta Dirección” son interpretables, siendo la Inspección de Trabajo y los Tribunales quienes han tenido que decidir en casos concretos. Por ejemplo, la resolución B-43/2014 considera que deben excluirse del censo a “todas aquellas personas que forman parte del Consejo de Dirección”  así como “aquellas que tengan potestad en el ámbito de RRHH” o “forman parte, en representación de la empresa de las Comisiones de Trabajo compuestas por representantes de la empresa y representantes sindicales”.

Por eso, el anterior Comité solicitó por escrito antes de las elecciones que el censo no incluyera a las 9 personas mencionadas, a lo que la empresa se negó. CGT-CELLS presentó entonces una impugnación del censo (a la cual se adhirió Intersindical-CSC), para que sea una instancia superior quien aclare a cuál de las dos partes (Dirección o trabajadores) pertenece cada una de las 9 personas sobre las que no nos ponemos de acuerdo. Dicho de otra manera: se trata de dirimir si los cargos que ocupan estas 9 personas deben ser considerados como de “Alta Dirección” y por tanto excluidos del censo.

Lamentablemente los plazos de las elecciones son demasiado ajustados como para que el caso se resolviera antes del día de votación. El día 7 de febrero tuvo lugar una vista en el Departamento de Trabajo y 20 días después recibimos la resolución del arbitraje, en la que se desestima nuestra petición, ante lo cual sólo nos queda recurrir a los Tribunales.

Por cierto: en la mencionada vista, la Directora acudió personalmente para exponer la postura de la Dirección (básicamente que “en CELLS todas las decisiones las toma en exclusiva la Directora”). Esta escenificación resulta sorprendente, ya que es la primera vez que la Directora acude a representar a CELLS en un asunto de este tipo. Hasta la fecha, CELLS siempre había sido representado en Inspección o Tribunales por el Gerente y la Jefa de Personal…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar aquí. La discusión constructiva es bienvenida, pero el spam o las provocaciones serán eliminadas.