domingo, 9 de febrero de 2014

Pre-juicios

Los pre-juicios, que no prejuicios, son un extraño fenómeno que se repite con cierta asiduidad en nuestro sincrotrón. ¿Qué son? Se caracterizan por lo siguiente: de forma extraña y un tanto súbita, la Dirección de Alba resuelve conflictos con los representes de los trabajadores justo antes de que tenga lugar el juicio. Cuando se dice antes del juicio, es literal, en el último pre-juicio acaecido, el acuerdo llegó cuando la puerta del juzgado estaba abierta y se llamaba a las partes a entrar ... vamos, ¡el fenómeno pre-juicio tuvo lugar a solo unos segundos del juicio!

¿Por qué la aparición de este extraño fenómeno? Puede ser, tal vez, un tema de la ubicación, de espacio físico. Al fin del al cabo un juzgado puede inspirar a llegar a acuerdos. A veces poner cierta distancia ayuda a resolver los problemas, de manera que estar fuera de Alba, físicamente, puede ayudar (?). Esta causa es posible, pero no es muy convincente. Sin embargo, hay un factor importante que no debe de escapar de nuestra atención, el factor tiempo. Desde el comienzo del conflicto hasta el desenlace (pre-juicio) pasan muchos meses, en algunos casos incluso años. Repasemos la línea temporal tipo de estos conflictos:
  • Típicamente el conflicto se origina porque los representantes de los trabajadores detectan un incumplimiento relevante en la legalidad de algún aspecto de las relaciones laborales.
  • A continuación, este incumplimiento se comunica a la dirección de todas las formas posibles: es muy usual que el primero sea el contacto informal, off-the-record, que normalmente resulta en escuchar, con ligeras variaciones, el "estamos en el mismo barco speech". 
  • Una vez agotadas las vías informales, se pasa normalmente a las vías más formales (escritos, solicitudes de reunión, etc), y de forma paralela se buscan foros de discusión tanto formales como informales (pasillos, por ejemplo) para poder discutir el problema, presentar posibles soluciones ..... hasta que se llega a un punto muerto en la discusión 
  • ... y al agotarse todas las vías posibles de entendimiento, se va a juicio.
Pero (y aquí está la clave) durante todo el proceso... el asunto se queda sin atender, en stand-by, como estaba en un principio, es decir, NO se cumple con la legalidad.

Ante tales hechos no cabe duda de que el factor tiempo es el determinante. La estrategia que sigue la Dirección se puede describir como una estrategia cansina de desgaste, de dilación, de estar a verlas venir. ¿Por qué? Porque si no se llega al momento del juicio, la situación no se resuelve, y está como al principio, justo como la Dirección ha decidido que esté definida.

Pero es que además, sólo es posible llegar al momento del juicio, y por ende al pre-juicio, porque los representantes de los trabajadores no cejan en su empeño y durante meses hacen un trabajo muy poco gratificante aunque imprescindible: documentándose, preparando comunicados, peticiones, diseñando estrategias de comunicación y acción, y finalmente preparado un juicio que permita en última instancia que el pre-juicio tenga lugar.

En resumen, aunque no se puede decir con acezante cuál será la razón última de los pre-juicios, la teoría del desgaste si que parece describir la mayor parte de los fenómenos que se observan alrededor del fenómeno pre-juicio.
























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar aquí. La discusión constructiva es bienvenida, pero el spam o las provocaciones serán eliminadas.