viernes, 7 de febrero de 2014

¿Estamos en el mismo barco?

En nuestro sincrotrón, se escucha a menudo la siguiente expresión: “estamos en el mismo barco”. Pero, ¿es verdad?, ¿estamos en el mismo barco? Para contestar a esta pregunta vamos a analizar nuestro barco, nuestra situación concreta ...

¿Somos todos iguales? 

  • No, para empezar, ser mujer tiene sus desventajas aquí en Alba. → por lo tanto, no somos todos iguales 
  • Una situación preocupante es que los contratos nuevos que se han hecho desde julio del 2012 son contratos de obra y servicio, contratos temporales que pueden finalizarse de un día para otro sin mucha justificación por parte del empleador[1]. Estos empleados están en una situación más desprotegida, sin un contrato permanente, y a ver quien es el que sin un contrato permanente se atreve a no remar. Se han hecho al menos 20 contratos desde julio del 2012, una parte muy significativa de la plantilla → por lo tanto, no somos todos iguales.
  • Los contratos “crisis”, los contratos que se han hecho desde el comienzo de la crisis (2008) son contratos con un salario menor que el salario de los de los compañeros que fueron contratados con anterioridad. Por el mismo tipo de trabajo, hay compañeros que cobran menos → por lo tanto, no somos todos iguales
  • La experiencia nos dice que SIEMPRE es mejor tener el beneplácito del jefe antes de interaccionar con recursos humanos. Y cuanto más jefe sea tu jefe, más facil es la interacción, más efectiva y menos pegas ponen ante la misma pregunta formulada por el no-jefe que por el jefe (para saber mas sobre el fenómeno jefitis, lease aqui) → por lo tanto, no somos todos iguales
  • En función de la división o grupo al que se pertenece, derechos como la flexibilidad de horario desaparecen → por lo tanto, no somos todos iguales
  • Ante una situación problemática, ¿quien pringa? ¿Los llamados responsables asumen responsabilidades?
    • En la crisis del pasado año por el problema del agua no se han asumido responsabilidades.
    • ¿Qué sucede cuando hay un accidente? 
      • Operario sufre una descarga eléctrica en CIRCE. CELLS culpa al operario por no seguir un procedimiento que no existe. 
      • En el accidente de la rotura de la que se creía una ventana de Berilio. No se han asumido responsabilidades, cuando los hechos demuestran que la prevención brilla por su ausencia y que el sistema en sí es claramente deficiente. 
      • Queratitis en un trabajador por exposición a los vapores de pinturas que se realizó en el hall. En el recuento de accidentes, la queratitis quedó rebajada a “irritación de ojos”. El Materials Safety Data Sheet de la pintura describe claramente los problemas que podía ocasionar. No era la primera vez que los trabajadores eran expuestos a “vapores” sensibilizantes, irritantes y susceptibles de producir reacciones alérgicas importantes, y a pesar de eso, no se han asumido responsabilidad
      •  → por lo tanto, no somos todos iguales

¿Cuando se escucha el argumento: “estamos en el mismo barco”?

Siempre se escucha este lema ante un cambio de condiciones laborales que implica más esfuerzo en un grupo de trabajadores concreto, o bien cuando se pone encima de la mesa un problema de calado: por ejemplo cuando muchos trabajadores dejan Alba y sus compañeros deben asumir sus tareas, o el problema del agua que exigía sobreesfuerzo del personal, o el problema que tenemos en safety, etc.
El lema “estamos en el mismo barco” es una frase facilona que si no va acompañada de “un principio de igualdad”, pasa de ser “facilona y vacía” ... a hiriente. El liderazgo no es esto, el liderazgo significa valentía, tener una visión, un plan de acción y conseguir que todos nos sintamos en el mismo barco.

[1] Este tema en particular tiene mucha enjundia, por lo que se merece una entrada específica del blog. Próximamente en estas páginas. Stay tuned.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar aquí. La discusión constructiva es bienvenida, pero el spam o las provocaciones serán eliminadas.