viernes, 4 de octubre de 2013

La seguridad es cosa de todos ... pero ¿quién va a la cárcel? y ¿quién va al hospital?

Hablemos claro. Los lemas están bien, ayudan a distribuir un mensaje, a afianzarlo, pero hay que elegir bien el lema. Debe de reflejar el mensaje, debe ser claro y diáfano porque si no el mensaje queda distorsionado.
En materia de seguridad y salud, aunque no se haya abierto un debate con la plantilla al respecto, desde management se transmite de forma tímida la necesidad de revisar este tema (sin más matices). Ahora bien, se ha elegido el siguiente lema como motor del cambio: “la seguridad es cosa de todos”. Es un lema redondo y que suena fuerte, poderoso pero ... ¿qué quiere decir? 
¿Quiere decir que la seguridad en el trabajo tiene o puede tener un efecto importante en todos trabajadores?
¿Quiere decir que es deseable ser en materia de seguridad una persona activa, es decir, que no se limita a seguir procedimientos sino que los hace suyos al comprender el por qué y para qué?
¿Quiere decir que debemos entender e incluso discutir los protocolos de seguridad que ya tenemos? 
¿Quiere decir  debemos entender e incluso discutir la manera en la que se desarrollan y se establecen en la plantilla esos protocolos de seguridad?
¿Podemos pues decir “es la seguridad cosa de todos”? Hombre, si la pregunta es así de vaga y general ... pues sí,
pero... ¿Somos todos igual de responsables de la seguridad y salud laboral? Claramente no. 

Los trabajadores tenemos derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. Y el empresario tiene el deber de proteger a los trabajadores frente a los riesgos laborales (así define la Ley de Prevención de Riesgos Laborales los derechos y obligaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo art.14, art. 15 y art. 29). El lema de "la seguridad es cosa de todos" no es una invención de la Dirección de CELLS. En entidades (públicas o privadas) que no han priorizado una buena gestión en esta materia, suelen usarse este tipo de afirmaciones para justificar la ineficacia del Sistema de Prevención de Riesgos Laborales. De ese modo se trata de diluir la responsabilidad del empresario y poner bajo sospecha el conjunto de trabajadores de la organización. En otro orden de cosas, estamos ya muy acostumbrados a escuchar frases como: “tenemos que remar todos juntos para salir de la crisis” o “tenemos que pagar ahora el haber vivido por encima de nuestras posibilidades”. Al fin y al cabo, son afirmaciones que intentan desviar el foco de los responsables de la situación hacia el conjunto de la población. ¿Todos somos responsables? Seguro, pero con varios órdenes de magnitud de diferencia...


Y para entenderlo más claro, con un ejemplo de aplicación, léase lo que dijo el juez sobre el accidente de Santiago
El juez imputará a tres presidentes de Adif por el accidente de Santiago 
También incluirá en la imputación a los consejeros del ente público desde que se abrió la línea. El juez ya ha llamado a declarar como imputados a los cargos intermedios de Adif 
En todos estos responsables “lo decisivo”, según el juez, “ha sido permitir la circulación de trenes por un tramo de línea carente de las medidas de seguridad suficientes para mantener el peligro para la vida e integridad de sus usuarios dentro de los límites tolerados por el ordenamiento jurídico”. Es decir, “la omisión” de su deber de establecer un sistema de seguridad “que evitase el descarrilamiento”, dejando “exclusivamente en manos del maquinista la reducción de velocidad de 200 a 80 kilómetros por hora”, la permitida para el fatídico tramo de la curva de A Grandeira, en el lugar de Angrois, donde ocurrió el accidente. Todo esto, dice también el juez, cuando era “previsible” el fallo humano: “No podía pasárseles desapercibido el peligro cierto de desatención (somnolencia, cansancio, rutina, etc.) que podría materializarse en el descarrilamiento de un tren”, insiste.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar aquí. La discusión constructiva es bienvenida, pero el spam o las provocaciones serán eliminadas.