martes, 19 de marzo de 2013

Me siento segurrooooooooooooooooooooooooo

Una mañana de primavera el intrépido periodista, ávido de buenas noticias, encontró entre la multitud a una persona que le llamó poderosamente la atención. Una persona que estaba cantando, con la sonrisa plena, feliz diríamos. Era un trabajador del sincrotrón Alba que caminaba despreocupado y feliz canturreando “me siento segurooooooooooooooo”. Así que sin dudarlo un momento, el periodista fue a por él ávido por comenzar su entrevista.

Entrevistador: Perdone, caballero, la seguridad con la camina no pasa inadvertida al viandante. Podría explicarme por qué, y con la que está cayendo, desprende usted ese saber estar, esa felicidad.
Trabajador de Alba:  El secreto es el siguiente. En mi lugar de trabajo, buque insignia de la investigación en España, tenemos una política de seguridad envidiable y un jefe de seguridad que además de ser el jefe del grupo de seguridad ... es el interlocutor perfecto entre mi empresa y el servicio de prevención ajeno [1]
Entrevistador: Me sorprende usted caballero.
Trabajador de Alba:  Hombre, la seguridad es responsabilidad de todos, lo que no puede ser es que yo delegue mi seguridad en el grupo de seguridad, no sé si me entiende.
Entrevistador: Creo que no puedo seguir su razonamiento. ¿Me podría explicar, así para el ciudadano de a pie, qué es lo que hace el responsable de seguridad para que usted se sienta tan seguro?.
Trabajador de Alba:  Mire usted, el responsable de seguridad me ha explicado de forma muy sencilla que si yo tuviera cualquier problema/duda/cuestión en materia de seguridad, lo que tengo que hacer es hablar con mi controller.
Entrevistador: Perdone, ¿qué ha dicho? ¿controller? ... pues suena un poco a película de Swarchenegger[2].
Trabajador de Alba: : Por favor, no es necesaria la guasa, el jefe de seguridad me aclaró que lo que tenía que hacer es hablar con mi superior.
Entrevistador: Ahhhhh, entonces su superior es su controller, ¿no?
Trabajador de Alba:  Yo no he dicho eso.
Entrevistador: Vaya, pues aun no me queda claro de dónde proviene esa felicidad suya.
Trabajador de Alba: Mire usted, la seguridad es cosa de todos, no se puede delegar y yo tengo un controller que es el encargado de ayudarme y guiarme en las cuestiones de seguridad. De manera que está todo claro.
Entrevistador: Bien, parece que la clave está en su controller. Dígame, ¿esta persona le aclara sus dudas?
Trabajador de Alba: No es necesario ... si le digo la verdad no tengo muy claro quién es ... pero como le digo, no es necesario. Las normas seguridad en realidad son de sentido común. Yo me siento francamente capaz de decidir cómo tengo que hacer mi trabajo de forma cómoda y segura.
Entrevistador: Aahhhhhh, bueno ¿y si pasa algo?, ¿un accidente?, cosa totalmente improbable en el marco que me está usted describiendo, ¿quién es el responsable?
Trabajador de Alba:Ya estamos con lo de que “viene el lobo, que viene el lobo”
Entrevistador: Insisto, en el hipotético caso.
Trabajador de Alba: Pues el controller  forma parte importante de todo el proceso de investigación del accidente... pero la responsabilidad cae sobre la directora.
Entrevistador:  ¿y el jefe de seguridad?
Trabajador de Alba: Es el perfecto interlocutor entre el servicio de prevención ajeno y mi empresa.


[1] página 78 del plan de prevención

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar aquí. La discusión constructiva es bienvenida, pero el spam o las provocaciones serán eliminadas.